sábado, 21 de abril de 2012

'Taggin' político

Dramatis Personae

(en orden alfabético)

Francisco Franco
Célebre ferrolán por haber sido el Caudillo de la España Grande, Una y Libre de no se supo nunca qué, y que según la Academia de la Historia española no fue un Dictador sino simplemente Autoritario, padre del movimiento denominado Franquismo y famoso por haber sumido un país completo en una hibernación de 40 años.
George Orwell
Periodista y escritor conocido fundamentalmente por sus obras Rebelión en la Granja (1945) y 1984 (1949).
James Watt
Matemático e inventor, conocido por haber desarrollado la Máquina de vapor, que sería el motor de la Revolución Industrial.
Karl Marx
Filósofo socialista considerado el padre del Socialismo Científico y del Marxismo. Sus obras más famosas son Manifiesto Comunista y El Capital.
Mijaíl Bakunin
Filósofo anarquista considerado uno de los padres de dicho movimiento. Su obra es panfletaria y fue compilada posteriormente. Destacar Escritos de Filosofía Política, en la recopilación de G.P. Maximoff.

Etiqueta que algo queda


En el principio fue el Nombre, que es lo que da existencia a la Realidad. Luego fue el Seudónimo, cuando las cosas querían ocultar su verdadera identidad: conoce el nombre y dominarás la realidad que nombra. El seudónimo se convirtió en Eufemismo, cuando escuchar fue tan importante como nombrar; el eufemismo esconde la verdadera naturaleza de lo nombrado en el interior de quien escucha. Ya al final, justo antes de que el Universo se volviese números, y que los nombres deviniesen fórmulas, fue la Etiqueta.

La etiqueta, a diferencia de los nombres, no trata de describir realidad alguna: son sustantivos que sirven para referenciar a otra cosa. Modernamente, se emplean para describir los atributos de canciones, para indicar los participantes en una fotografía, para poder clasificar archivos por temática, etc.

En nuestra vida diaria, es usual referirse a través de etiquetas a múltiples cosas. Un ejemplo curioso en castellano (en España) es el uso de la palabra inglesa performance para referirse a alguna extraña colección de obras de arte alternativo, excluyendo de forma arbitraria a las representaciones tradicionales.

Las etiquetas aplicadas a la política son bastante conocidas y utilizadas; sin embargo, no es tan usual conocer lo que hay debajo de ese etiquetado. Si bien para las conversaciones más superficiales son suficientes ("yo no voto al PP, sólo voto a partidos de Izquierda"), basta comenzar a profundizar en cualquier aspecto para encontrar errores e incongruencias ("¿Puede un sindicato de trabajadores ser de Derechas?").

Y de esa forma se convierte para mí en un tema más o menos recurrente. Así que después de explayarme en una charla a través de Facebook, he decidido compilar aquí lo que expuse en dicha charla, limpiándolo si cabe un poco y dándole en lo posible algo de esplendor.

Contextualizando históricamente


Cuando se reflexiona sobre la mayor parte de los temas, es preciso dedicar un cierto esfuerzo a contextualizar el tema tratado. Entre las diferentes circunstancias a considerar, figura sin duda el Contexto Histórico.

Érase una vez la (entonces) incipiente clase burguesa. En aquel tiempo, existía un parlamento, una cámara baja, o cámara de los comunes, donde esa gente común discutía sus cosas. Por supuesto, los altos tenían su propia cámara por las dudas, no fuese a ser que algo que quisiesen hacer los comunes les afectase a ellos. Curioso, no han cambiado nada en siglos!!

En dicha cámara, los representantes de la clase burguesa antedichos se sentaban en la parte derecha, aunque siempre me he preguntado si era según se veía desde el estrado (me imagino que sí, ¿no?).

La clase burguesa, por definición se oponía a la clase dirigente, que es otro nombre para la clase nobiliaria. Bueno, los nobles de nobles no solían tener gran cosa, pero es lo que tiene pensar que se heredan las cosas por la sangre. Hoy sabemos que se hereda al 50% de genes de padre y madre, que unos se manifiestan si los otros son recesivos, y en todo caso el medioambiente afecta al individuo tanto o más que los propios genes. Aun hay mucha gente que no entiende esto, así que ¿por qué reprochárselo a tales nobles de entonces?

De ahí, si en una cámara de los comunes, los burgueses estaban en la derecha, los demás estarían... ¿en la izquierda?

Con el devenir de la historia, tenemos la burguesía ya asentada en el poder, e incluso buena parte de la nobleza se integra en la clase burguesa, formando una amalgama extraña pero en la que se distingue aun el empresario emprendedor, de origen liberal y el empresario de origen nobiliario.

Sigue pasanto el tiempo, hasta que alguien inventa la máquina de vapor. Nótese la contradicción de que la tecnología haya sido impulsada por la Ilustración, que nació en la nobleza cristiana... ¡Cosas veredes...!, se había dicho hacía poco... Vale, como el Ser Humano es así, de la máquina de vapor se pasó a los transportes a vapor, a las fábricas con maquinaria de vapor, etc.

Es preciso aquí hacer un inciso y retroceder 2000 años o cualquier cantidad de tiempo arbitraria. Fijémonos en que el Campesinado nunca ha sido considerado del todo como seres humanos. Nunca han tenido apenas derechos, y eso en los casos en que al menos las tierras fuesen suyas. Los gobernantes de turno los cuidaban y protegían a cambio de su comida y de sus hijos para sus peleas habituales, pero en general no los consideraban mucho mejor que ahora la mayoría consideramos a los perros.

Téngase en cuenta, por ejemplo, que los "derechos de los ciudadanos" en principio excluían a los campesinos, ya que, por definición, no eran ciudadanos. Una de las mayores burlas de la Historia es que la Revolución Francesa hubiese necesitado a los campesinos, en lo que fue sin duda el mayor fracaso de la burguesía desde que existe.

Volvamos a la Revolución Industrial. Empezaron los campesinos (recordemos que no eran considerados del todo humanos), que se cansan de perder sus cosechas con el granizo o cualquier imprevisto climatológico, de que sus hijos en lugar de ayudar vayan a guerrear en el conflicto del noble de turno, etc. y se va a la ciudad porque "corre el rumor de que allí se puede trabajar". Como es de esperar, los burgueses exprimen a los obreros como si fuesen ... ejem... ¡campesinos!

Los campesinos, o a estas alturas ya los obreros, se organizan en sindicatos -ojo, la lucha (en gallego es grebe)- no tiene mucho que ver con lo de hoy: claro que se trataba de impedir a los demás "ejercitar su supuesto derecho" a trabajar, porque se consideraba que sólo así se podría imponer algo a los burgueses.

Surgió entonces la idea de que la Sociedad -incluyendo a todos (aunque por algún misterio, olvidando -de nuevo ¡ay!- a los campesinos-) debería primar sobre el individuo. A eso se le llamó Socialismo.

Podemos resumir entonces en que tenemos a los que estaban a la derecha en su Parlamento diciendo que cualquiera debería poder ejercer cualquier actividad de las que por entonces eran exclusivas de los nobles. Teniendo en cuenta los sistemas monárquicos considerados, con más tendencia al Absolutismo que los sistemas políticos actuales de Europa, era lo mismo que establecer que el sistema de gobierno no debería poner trabas a la actividad económica de los individuos del país. Cuando los trabajadores acceden al parlamento, se aglutinan en la oposición a la burguesía. Por supuesto, los obreros son partidarios de que el Estado debería intervenir para regular los desmanes de los burgueses y defender a los derechos de los obreros. Pero nótese que aquí hay dos formas en las que puede primar la Sociedad sobre el Individuo: el liberalismo extremo (Anarquismo) y el Comunismo.

El Anarkismo es un movimiento de extrema derecha por definición. Aunque todo es posible, os reto a encontrar un sistema (aun teórico) más liberal. Algunos se confunden e interpretan el Anarquismo según aceptes la teoría Capitalista o no; sin embargo, el Anarkismo (de derechas, por supuesto) no considera fundamental la prioridad de los recursos de producción. Puedes pensar en un anarkismo productivo o un anarkismo capitalista, pero son variaciones sobre la misma idea. ¡Salud, Bakunin!!

El Comunismo establece que la Sociedad, a través del Estado, debería ser la propietaria de los medios de producción, estableciendo su justo (e igual, no necesariamente equitativo) reparto.

Dicho esto, matizar que por supuesto, el anarkismo es un movimiento socialista; pero no puede ser de izquierdas. De hecho, el anarkismo de Bakunin formaba parte de la Internacional Socialista y habría sido curioso a dónde podrían haber llegado él y Marx si no se odiasen.

Separar el mundo en derechas e izquierdas es muy conveniente cuando quieres simplificar y ocultar los conceptos. Por ejemplo, en España hay un partido Obrero que siempre habla de socialismo pero nunca de trabajadores. O una Derecha que está plagada de nobles.

Es posible aplicar la idea de Marx de la Lucha de Clases como motor del cambio histórico país a país y ver que no solo encaja sino que proporciona causas convincentes a las particularidades de dicho país. Sin embargo, como toda la teoría socioeconómica, debemos ajustarlo en función de la existencia de campesiones con o sin tierras.

Cosas de casa



Es tentador hacer algunos comentarios sobre el caso de Franco. Es un caso curioso y podría extenderse mucho su análisis. No obstante, voy a tratar de describir algunos principios.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que Franco no era ni siquiera relevante en lo que algunos llaman revuelta para no decir Golpe de Estado, y mucho menos su cabecilla. Alcanzó el poder tras algunos avatares, pero no había mucha más ideología tras él que el patriotismo (eso que algunos llamamos "patrioterismo") estándar habitual en los mandos militares.

Los sublevados no tenían capacidad militar para ganar la Guerra, ni organización para establecer un sistema de gobierno en caso de triunfar. Su intento tenía ciertas connotaciones desesperadas. Es sabido que la ayuda militar se la dio Hitler... más no sólo eso; el apoyo alemán bastaría para ganar la guerra, pero ¿y después?

La brevedad de la propia II República era una lección que no podía obviarse de manera alguna: había que dar sustancia a un proyecto de estado. Claro que al no tener un proyecto de Estado, esto era muy difícil.

Entonces Paquito vio la luz. En algún momento de la revuelta, se aliaron aquellos que eran enemigos de la República, casi sin quererlo. La revuelta se apoyó en dos organizaciones con terrible poder: el sindicato falangista y la Iglesia Católica. Y es que hasta donde yo sé, Franco no tenía a la Santa Madre Iglesia en allá mucha estima.

Eso forjó los dos primeros pilares sobre el que apoyar el Nuevo Imperio: Falange e Iglesia. Por supuesto, para evitar los problemas de reclamaciones de poderes periféricas, se limitó a desarrollar una teoría centralista y un nacionalismo que nunca ha existido. Construyó un folclore extraño para darle sustancia... ¡y a españolizar! Así construyó su sistema de tres patas: sindicalismo, clericalismo y españolismo.

Hay que reconocer su mérito. El concepto de nación española no es original del franquismo, pero la implementación concreta de dicho nacionalismo aun perdura en nuestros días. La Cultura aun hoy apadrinada por el Estado y no pocos de los medios de comunicación se basa en una nación que empezó a existir en los años cincuenta.

También hay que decir que, como no hay nada perfecto, exterminar opositores que no habían tenido la buena idea de huir a algún otro país fue el elemento final de cohexión para su sistema político. Franco era consciente de que su sistema de pensamiento mantenía un equilibrio muy débil y ante la propia debilidad, no hay enemigo pequeño.

Cosas del mundo



El sistema de Hitler, por ejemplo, es mucho más sencillo: de fundamento económico socialista de izquierdas (sus programas de inversiones públicas, por ejemplo), combinado con mucho fascismo. Eso sí, era de naturaleza conservadora y terriblemente patriótica (más bien fuertemente racista y xenófoba).

Por supuesto, hace 200 años ser de derechas era sinónimo de ser progresista; cuando ya la burguesía y la banca tienen el poder, ser de derechas es ser conservador, no hay nada de extraño en esto. Las etiquetas rara vez sirven para describir realidades si no comprendes lo que significan. Hitler estableció una dictadura de izquierdas, mientras que Pinochet estableció una dictadura de derechas. Franco, por su parte, hizo tal amalgama que su sistema de gobierno debe denominarse "franquismo" para poder entender de qué estamos hablando.

Incluso etiquetas más concretas (como socialista o liberal) pueden ser muy poco descriptivas, y pueden variar en función del país o de la época histórica.

Personalmente me considero próximo a la Anarkía... quizá por ser de clase baja, me cuesta mucho entender cómo se puede ser liberal y a la vez negar la igualdad de oportunidades. El liberalismo que no es socialista lo encuentro conceptual e intelectualmente extraño.

El liberalismo teórico se fundamenta en un concepto del derecho personal interesante, pero, como digo, sin igualitarismo resulta extraño. Por qué la vida de una persona deba variar fundamentalmente en función de los logros de los padres de una persona me recuerda demasiado al sistema nobiliario, que supuestamente debería ser opuesto al liberalismo. Así, cuando he debatido con personas liberales, me he referido a ellas como "las que se llaman a sí misma 'liberales'...". Generalmente, creo que eso no hace mucho para que tenga amigos.

En mi modesta opinión, Orwell, sin pretenderlo (el más bien al principio sólo quería quejarse de las dictaduras) construyó el fundamento de pensamiento más importante de este siglo: la manipulación del lenguaje. Esta idea la he tratado en el anterior artículo que publiqué en este blog: El Poder-de-las-Palabras

Ah!! naturalmente, la socialdemocracia está más asentada en los países industrializados, que eran los que tenían una clase obrera más o menos asentada; es notable la excepción de UK tras el imperio Tatcher, y Alemania se merece su propio capítulo. Quizá otro día.

Cosas de las palabras



En el sentido moderno, la derecha representa la no intervención de los gobiernos y el conservadurismo en la política social; la izquierda represente el progresismo en la política social y la intervención de los gobiernos en los asuntos empresariales.

En ocasiones, la etiqueta Demócrata suele sustituir a Liberal. Por supuesto, la causa es muy sencilla. Si alguien postula que es demócrata, es porque se puede pensar que su ideología no lo es. En Europa eso significa que la etiqueta Demócrata suele ir unida o bien a la referencia religiosa (Cristiano), con su propio constructo: Democristiano; o bien otro constructo: Socialdemócrata, correspondiente al Socialismo que acepta el juego democrático. En este movimiento hay una amplia gama de ideologías, desde las más habituales en el Norte de Europa, que consideran que hay ciertos elementos irrenuciables para el Estado, hasta la socialdemocracia alemana o francesa. Dichos sistemas proponen una amplia clase media (que la mayor parte de los habitantes del país formen parte de ella), y es dicha clase el principal sostén del Estado, proporcionando la mayor parte de los impuestos. De alguna forma, la socialdemocracia del Norte es más bien liberal y la del Centro y Sur es más bien obrera. Un partido como el PSOE estaría en las corrientes del Norte, aunque para ello le sobrase una 'O'. Sin embargo, a diferencia de estos no pretende tener una clase media muy amplia que sostenga al país con impuestos elevados, sino que trata de competir con el PP español en tener los impuestos más bajos posibles, aceptando necesariamente una mayor limitación en el papel del Estado en la vida de los españoles.

En UK el movimiento Laborista trataba de mantener la idea de una clase obrera en torno a la que se organizase el país hasta que Tony Blair impuso su famosa y malhadada Tercera Vía (que resultó, como es sabido, una vía hacia ningún lugar).

Para finalizar, en USA hay dos corrientes políticas predominantes: los Republicanos (que se identifica con una ideología democristiana un poco extrema) y los Demócratas, que tendrían posiciones próximas a los socialdemócratas del norte.

3 comentarios:

  1. Hola!
    Creo que en la actualidad todo se ha diluido, o ha perdido el significado que una vez existió.

    Creo que en lo esencial, las políticas tambien se han globalizado, y que hacen todas algo parecido pero con ligeros matices para mantener las apariencias.

    Creo que al PSOE, le sobran tanto la "O" como la "S" a tenor de los demanes que hizo en sus años de esplendor de mayorías absolutas. Potenció un sistema proto-neoliberal.

    Sin embargo criticar a unos no significa posicionarse al lado de los otros, no me malinterpretes!

    Desconfío de la casta en la que se ha convertido (o ya lo era desde sus inicios??) la política. Es mentira que sirvan a los ciudadanos, gestionan bien sea para sus intereses o para aquellos de su casta, y reparten lo que sobra entre los de a pie para tenernos contentos y creer así que todo funciona como una máquina engrasada.

    Ha tenido que ser interesante el debate por faceb... ;)

    Salud !!

    ResponderEliminar
  2. Victorhck, de hecho, si te fijas en el debate político habitual si criticas una cosa de un partido político determinado, todo el mundo da por supuesto que tú "eres" del otro... xd

    En Facebook _he debatido_ estas cosas, pero el hilo que he compilado más bien fue un "arranque" mío a pregunta de otro del mismo grupo: de hecho, he copiado la mayoría de mis intervenciones tal cual estaban.

    En otras ocasiones es muy complicado definir este tipo de cosas. La gente se toma las cosas muy a pecho xdd Aunque muchos aceptemos el debate político y nos guste aprender, la mayoría se sienten personalmente atacados cuando se discuten sus creencias más íntimas. Más o menos como hablar de religión, vamos xdd

    Salud!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando hice la compilación, sabía que había escrito ya sobre el tema. Sin embargo, lo malo de hacer las cosas "a pedal" (esto es, comenzar y darle seguido hasta acabar) es que muchas veces se nos quedan cosas en el tintero (en el teclado? :S) xd

    El anterior articulo sobre el tema es http://sementedotempo.blogspot.com.es/2009/05/etiquetas-y-nombres.html, y aunque aborda el asunto de forma diferente, tiene su mención expresa al socialismo y al anarkismo.

    Y no, (hoy) no soy anarkista xd

    Salud!!

    ResponderEliminar