viernes, 18 de julio de 2014

Camino a Linux: lanzando aplicaciones del escritorio

Toca la penúltima entrada sobre los escritorios en general. Si habéis seguido las entregas anteriores, estaréis ya familiarizados con un buen montón de conceptos típicos del escritorio.

Hoy toca hablar de los lanzadores de escritorio. Grosso modo, un lanzador es un elemento gráfico que nos permite ejecutar aplicaciones o bien acceder a nuestros ficheros a través de las aplicaciones correspondientes.

Sin embargo, antes de meternos en tarea debo de sacarme de delante otro concepto, quizás el más importante para la mayoría de escritorios informáticos: los iconos.

Iconos

Un icono no es más que una imagen de tamaño reducido que pretende representar algo, por ejemplo, una idea, de forma más o menos básica. Aplicado este concepto al escritorio informático, un icono es una imagen que representará un fichero, una aplicación u otro elemento del sistema.

Icono para un archivo de texto.
No sólo representa el tipo de fichero,
sino que indica la aplicación que
se utilizará por defecto para abrirlo

Como es de esperar, un icono realmente consiste en un fichero de imagen, de tamaño y resolución reducida. Posteriormente, a un elemento dado se le asocia un icono, y eso es lo que vemos en nuestro escritorio.

Los iconos son los elementos gráficos que mejor expresan la metáfora del escritorio. Hay otros elementos, como botones o cuadros para marcar (checklists), pero los iconos permiten una representación más visual de los elementos de los que dispone el operador para utilizar el computador. Así, un fichero de texto tendrá un icono que representa un texto, y su nombre, mientras que una aplicación tendrá un dibujo o logo que represente a tal aplicación.

Desde el punto de vista informático, los elementos como las casillas de verificación, como botones, menús o barras deslizadoras, son llamados widgets. En general, un widget no es más que un elemento gráfico con algunas propiedades y capaz de efectuar determinadas funciones en respuesta a determinados eventos. Las propiedades pueden ser el nombre y el icono que lo representa, mientras que los eventos dependerán del elemento a considerar. Un archivo de texto podrá abrirse, cerrarse y copiarse, mientras que una aplicación podrá ejecutarse.

Lanzadores

Un lanzador no es más que un tipo de widget especial. A él se puede asociar la aplicación que se debe de ejecutar, las opciones que debe utilizar esa ejecución, un icono... Por su parte, podemos abrir el programa de turno (ejecutarlo), cambiarle el tamaño (maximizar, minimizar) y otras funciones que pueden depender del escritorio a considerar.
KDE con lanzadores en el escritorio y en el panel

También son lanzadores las entradas de menú que corresponden a aplicaciones o ficheros, acompañadas o no de iconos. Los lanzadores suelen estar emparentados con los accesos directos (enlaces a otros ficheros), si bien algunos menús principales de algunos escritorios pueden utilizar una estructura diferente, o ambas.

El botón de menú general de Windows Vista, 7 y otros escritorios también dispone de un icono, mientras que Windows 95 y siguientes sólo disponían de un botón con el famoso texto "Inicio".

Dentro del escritorio, los lanzadores se ubican en áreas adecuadas: el menú principal, el panel o el escritorio. Sin embargo, los escritorios más modernos pueden incorporar variaciones sobre esta idea. Por ejemplo, en KDE 4 el escritorio sólo puede albergar un tipo de widget: plasmoides y similares.

Modernamente, podemos referirnos como "lanzador" a todo el entorno preparado para albergar lanzadores o a las herramientas que nos permiten ubicarlos (paneles, menús). Entre los más populares son los denominados como en inglés docks (muelle), que se disponen generalmente en una barra y tienen alguna suerte de animación.

Como es usual, la wikipedia (inglesa) ofrece bastante contenido al respecto.

Fluxbox: un escritorio diferente

Hay muchos ejemplos de escritorios diferentes, pero Blackbox es un ejemplo particularmente apropiado aquí. A diferencia de la mayoría de escritorios, Blackbox no emplea iconos, sino simples entradas de menú. Incluso cuando se minimiza una aplicación, su representación es a través de una entrada de menú. Así que, como es de esperar, no hay lanzadores como los lanzadores de escritorio o de panel de otros escritorios. Sólo diferentes menús que se muestran según el botón del ratón pulsado, con los respectivos lanzadores de las aplicaciones disponibles en el sistema.
Blackbox, en tiempos llamada también "la Caja Negra de la Rapidez"

"Disponible" en el sistema, en este caso, significa que la aplicación sigue el estándar Unix para clasificar las aplicaciones. Si deseas instalar una aplicación que no siga tal estándar, deberás procurar cumplirlo tú, lo que es muy diferente a la edición de menús propia de otros escritorios.

Como se ve, Blackbox dispone de un simple panel (sin iconos), y un escritorio básico (también sin iconos). Puede configurarse hasta niveles muy elaborados, pero su apariencia básica es... vamos, básica. La ventaja debería ser evidente: el consumo de recursos necesario para ejecutarlo es risible comparado con cualquier otro escritorio moderno.

Blacbox lleva años sin una versión estable. En su lugar, lo que circula por el mundo es un fork denominado Fluxbox, que a las características de Blackbox añade la capacidad de incorporar widgets de escritorio como lanzadores, paneles, etc.

Como otros escritorios "básicos", Fluxbox permite un nivel de personalización muy alto, si bien no dispone de herramientas al uso para su configuración. En su lugar, el usuario debe de configurar los ficheros correspondientes. Y su consumo de recursos lo convierte en una gran alternativa para equipos viejos o con grandes exigencias.

Precisamente, la mayoría de usuarios encontrará poco interesante configurar los ficheros manualmente por prueba y error. También pueden verse frenados por el cambio de paradigma de "menú en botón de panel" a "menú en botón de ratón".

En la siguiente y última entrada de la serie sobre escritorios gráficos tendremos ocasión de asomarnos a otros escritorios y a otras herramientas interesantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada